Divertirse en el trabajo: innovando y creando

Todas las organizaciones, empresas y personas quieren ser innovadoras porque la innovación nos apasiona, nos moviliza, promueve el cambio y permite que la sociedad evolucione. Toda innovación nace con una idea, una solución a un problema o incluso nace producto del azar.

Si bien, una idea innovadora es el primer paso para innovar, la clave no está en tener ideas, sino en ejecutarlas, y es en este punto donde comienzan los problemas.

Implementar ideas es complejo, por diversas razones, entre ellas, por la tecnología necesaria para hacerlo, por los recursos financieros que esto implica, por las capacidades con que se cuenta, entre otros aspectos. Pero el factor más complejo de administrar son las personas y su capacidad de trabajar en equipo para que estos proyectos de innovación puedan materializarse en productos, servicios o soluciones innovadoras.

Toda empresa sabe que es necesario contar con personas creativas dentro de sus equipos de trabajo. La inestabilidad del mercado las obliga a buscar soluciones innovadoras que les den ventajas sobre sus competidores, por eso la creatividad tiene que estar presente en todas las áreas de una organización. Además, aparte de innovar procesos, un trabajador creativo fomenta la competitividad interna, ahorra costos y puede aumentar considerablemente las ganancias de una organización.

“Una idea no es más que una combinación nueva de viejos elementos. Esta es la piedra angular de la creatividad”. – Jack Foster en su libro: “How to Get Ideas” (“¿Cómo generar ideas?”)

Para producir nuevas ideas es fundamental que nunca pierda la curiosidad. Observe, escuche y sobre todo atrévase a intentarlo.

Los problemas y aparentes dificultades nos fuerzan a encontrar otras formas de hacer lo que siempre hacemos, ya que todas las personas somos creativas. Sólo es necesario optimizar ciertas actitudes, aptitudes, convicciones y habilidades para demostrarlo. Estos son algunos tips básicos para que usted pueda fomentar su creatividad y la de sus colaboradores:

  1. Vive en la posibilidad: Debes saber que todo problema tiene muchas soluciones posibles. Mantente en la creencia de que tú y tu equipo de trabajo pueden encontrar una mejor forma de hacer cualquier cosa en la que pongan sus mentes a trabajar.
  2. Desafía las creencias que has tenido desde hace mucho tiempo: Solamente porque algo se ha hecho de cierta manera durante largo tiempo no quiere decir que todavía sea la mejor manera de hacerlo. Es necesario aprender nuevas formas de hacer las cosas, debemos ser flexibles y abrirnos a nuevas posibilidades.
  3. Busca empresas referentes: Haz una investigación de empresas que operan en otros mercados, que no son competidores porque no están en tu mercado, toma su modelo de negocio y adáptalo a tu mercado local.
  4. Aprende el arte de preguntar: El arte de preguntar es básico en cada persona que busca innovar o emprender una idea. Habla con potenciales clientes y pregúntales: ¿cómo se siente hoy con sus productos?, ¿qué les cambiarían?, ¿cuál de los productos que usan son mejores?, ¿qué marca prefieren y por qué?, ¿qué atributo valoran más?, ¿qué atributo les gustaría que tuviera el producto? Al indagar, son los propios clientes los que te darán nuevas ideas para tu emprendimiento.
  5. No aceptes la primera solución inmediatamente: Hay muchas posibilidades de solución para cada problema. La mayoría de las personas se van con la primera que surge que parece la más adecuada y se pierden del valor que implica el pensar un poco más de tiempo y encontrar soluciones más efectivas y elegantes.
  6. Lee: Cuanto más sabes acerca de algo, más te das cuenta de que no sabes. Incrementando tu base de conocimientos encuentras más y más asociaciones. Y hacer asociaciones es donde aparentemente cosas mágicas suceden. El conocimiento es esencial y nunca termina. Si te mantienes preparado puedes ir al ritmo de todo lo que te rodea, si no lo haces puedes quedar rezagado.
  7. Inspírate en la naturaleza: Date cuenta de cómo la naturaleza ha resuelto muchos problemas, puedes imitarla y adaptar sus soluciones.
  8. Diviértete: Descubriendo nuevas ideas sobre cómo hacer las cosas más rápido, más fácil, con menos recursos y mejor es realmente divertido. Y las cosas que son divertidas de hacerse se hacen más seguido. Planea sesiones dedicadas a crear ideas, lo que en inglés llaman “brainstorming”, y que significa tormenta de ideas. Reúne a tu grupo de trabajo y elijan un tema sobre el que trabajar. Concéntrense y generen tantas ideas como se les ocurran sobre ese asunto. La práctica hace al maestro. Si lo practican regularmente lograrán entrenarse y para cuando surja un problema estarán preparados para generar muchas soluciones creativas.
  9. Desafía a tu equipo a llegar más profundo: Cuando Henry Ford pidió a sus ingenieros diseñar el motor V-8 ellos contestaron que no se podía hacer. Él dijo pues se HARÁ y eventualmente se hizo. No permitas que tu equipo llegue rápidamente a la conclusión de que algo no puede hacerse. Empújalos a buscar soluciones y hagan una lista de todas las ideas que surjan, después cuando la revisen más calmadamente, se darán cuenta de que entre ellas hay alguna idea valiosa.
  10. Asegúrate de tener tiempo para relajarte y no hacer nada: Cuando constantemente estamos ocupados haciendo cosas, no creamos el terreno fértil para que las ideas se fortalezcan. Es necesario descansar y soltar, dejar el tema al menos conscientemente, porque nuestra mente seguirá trabajando en ello. Al soltar le damos a nuestro cerebro la libertad y el tiempo de asimilar la nueva idea.

Para poder competir efectivamente, debemos buscar nuevas y mejores maneras de cumplir nuestra misión. Debemos encontrar métodos creativos para satisfacer a nuestros clientes. Y debemos encontrar estrategias innovadoras para lograr hacer más con menos recursos.

Con los cambios tan rápidos que estamos viviendo, hacer las cosas como solían hacerse no funciona actualmente y no puede ser tan productivo como esperamos. Para poder crecer debemos estar innovando y creando constantemente.

Una compañía innovadora, atrae y mantiene en su equipo de trabajo a mejores colaboradores. La gente quiere ser parte de algo creativo e innovador. Es estimulante y además divertido.

“El pensador muere, pero sus pensamientos están más allá del alcance de la destrucción. Los hombres son mortales pero las ideas son inmortales” Richard Adams.

Fuentes: Maca Hernández, Revista Entrepreneur.

social position

Share this post