Igualdad laboral para Todos

Se refiere como discriminación laboral a todas aquellas acciones en las cuales se da un trato de inferioridad a las personas por motivos inexistentes o ajenos a su capacidad como profesional, por ejemplo, causas sociales, religiosas o políticas. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “el término discriminación comprende: cualquier distinción, exclusión o preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo y la ocupación”.

La discriminación laboral se puede dar en cualquiera de las etapas de reclutamiento, en ciertos casos, ocurre dentro de los anuncios de empleo, pues buscan perfiles específicos, solicitando para un puesto en particular ya sea sólo mujeres o sólo hombres. Posteriormente, la discriminación puede ocurrir en la selección o ya en la etapa laboral como en, la evaluación, contratación o despido, remuneración, beneficios y en las decisiones sobre la toma de cursos que ayudan en el ámbito profesional, acerca de una promoción, la asignación del espacio de trabajo, entre otros.

Existen diferentes tipos de discriminación que pueden ocurrir dentro del trabajo, entre ellos están:

  1. Discriminación por raza o color, cultura, estrato social, religión: se da al momento de negarle el empleo, dificultárselo o separarlo del ambiente laboral y contacto con clientes, debido a sus características raciales, como el color de piel, tatuajes, tipo de vestimenta, por mencionar algunos.
  2. Discriminación por sexo: Tratar de manera inapropiada o desfavorable a personas por su identidad o preferencia sexual, por ejemplo, el acoso laboral.
  3. Discriminación por tener capacidades diferentes: No brindar oportunidades a personas con capacidades diferentes ya sean físicas o mentales, preguntar en la entrevista si se tiene algún tipo de enfermedad, realizar exámenes médicos, no contar con instalaciones adecuadas para todo tipo de personas.
  4. Discriminación por edad: En ciertos casos, al momento de aplicar para alguna vacante el ser mayor de 40 años implica no ser tomado en cuenta para participar en el proceso de selección por ser considerado viejo, poco actualizado o con ideas anticuadas, por otro lado las personas entre 19 y 24 años son consideradas con poca experiencia, falta de compromiso y estabilidad.

Como se mencionó anteriormente, la discriminación laboral puede comenzar desde el momento en que se le niega una posición a alguien, aunque cubra el perfil en experiencia, conocimientos, habilidades y competencias.

Fomentar y desarrollar estrategias para lograr una igualdad laboral en las organizaciones debe ser una tarea diaria, en la que se tome en consideración desde el aspecto más pequeño como respetar a todos los compañeros de trabajo, realizar un ajuste equitativo en los sueldos de todos los colaboradores de la empresa, hasta fortalecer la participación e injerencia en las toma de decisiones por parte de cualquier persona que contribuya al crecimiento de la organización.

social position

Share this post