Salario Emocional = Empleados Felices y Productivos

¿Estás decidido a convertir tu empresa en un estilo de vida?

Los tiempos han cambiado y en el caso del ámbito laboral, uno de esos cambios es el impulso de las nuevas generaciones de trabajadores hacia una nueva forma de valorar las compensaciones que un trabajo les puede reportar.

El salario que reciben los empleados a final de mes ya no es tan importante si la empresa no ofrece otro tipo de incentivos no económicos por los cuales merezca la pena permanecer dentro de la compañía. ¿Te suena el tema? Sí, estamos hablando del salario emocional.

En la fuerte competencia por atraer y retener a colaboradores valiosos y motivarlos para ser creativos, los beneficios intangibles son clave para generar satisfacción y compromiso, y con ello resultados de negocio.

Una empresa que ofrece salario emocional fomenta el entorno laboral, ya que brinda mayores oportunidades de desarrollo y ofrece un balance de vida y bienestar psicológico.

Existe la tendencia a pensar que la mejor motivación puede ser un buen salario; obviamente estoy de acuerdo que el trabajo tiene que ser recompensado con un salario digno y que se adecue a las funciones que desempeñamos. Sin embargo, pensar que la mejor motivación y la mejor compensación es siempre el dinero es un gran error. Existen otro tipo de motivaciones, compensaciones y salario que complementa al económico y que en muchas ocasiones puede ofrecer más satisfacción para el empleado y que deben tomar en cuenta los expertos en Recursos Humanos.

¿En qué consiste exactamente el Salario Emocional?

El salario emocional son todos aquellos beneficios no monetarios que una empresa ofrece a sus empleados además de su sueldo de cada mes, es decir, conseguir que el trabajo llene moralmente las expectativas del empleado de tal forma que vea un futuro estable dentro de la compañía y no quiera cambiar.

El Salario Emocional es una de las claves fundamentales para fidelizar al talento.

Todos esos pequeños extras que hacen que la mayoría trabaje más a gusto y de forma más productiva. Estamos ante una relación empresa – empleado en la que ambos ganan. El objetivo está en evitar a los empleados piratas, aquellos que sólo están en su puesto de trabajo por la oferta económica y que, tarde o temprano, se irán a otra empresa porque les ofrece una oferta mejor. En estos tiempos los trabajadores miran más por empleos en los que puedan trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

La productividad ya no es algo que se base solamente en la cantidad de horas que un empleado dedica a la empresa, sino en la motivación que el trabajador tenga en el momento de llevar a cabo su trabajo.

Ventajas del Salario Emocional:

  • La motivación o salario emocional eleva 300% la capacidad de innovación de los empleados, quienes aportan 65% más energía a su trabajo.
  • Reduce el ausentismo y mejora la relación entre la empresa y los empleados.
  • Dispara 33% productividad de empleados mexicanos.
  • La satisfacción y motivación reduce 66% los días perdidos por la baja eficiencia o el incumplimiento de las metas y programas establecidos por las compañías.
  • Minimiza 51% el ausentismo por accidentes, incapacidades de trabajo o indisposiciones y problemas personales, refirió.

Fernando Calderón – OCC

Ejemplos de Salario Emocional:

  1. Horario flexible: Cumplir con las ocho horas de trabajo, pero sin tener horario estricto de entrada o de salida; lo importante es alcanzar las metas y obtener resultados sin necesidad de estar todo el tiempo en la oficina.
  2. Trabajo a distancia o Home Office: Este sistema es muy valorado por las nuevas generaciones, acostumbrados al uso de las herramientas informáticas, pero también es un beneficio para padres o madres que tienen hijos o familiares enfermos.
  3. Impulso a la carrera profesional: Las organizaciones más avanzadas capacitan a sus empleados para el desarrollo de la misma. Les ayudan económicamente y contribuyen al pago de cursos, talleres, diplomados, maestrías y doctorados; o, bien, les facilitan asistir a esas formaciones, que pueden ser también de tipo personal.
  4. Guardería: Para niños pequeños en el mismo lugar de trabajo, o para escolares durante las vacaciones.
  5. Días libres: Por causas específicas como: Cumpleaños, para realizar trámites escolares (titulación, examen profesional), fallecimiento de algún familiar cercano, etc.
  6. Beneficios sociales: Seguros, planes de jubilación, ayudas a la educación propia o de los hijos, apoyos de transporte y alimentación.
  7. Espacios de distracción en la empresa: Todos conocemos oficinas como las de Google y otras organizaciones que se encuentran a la vanguardia ofrecen a sus empleados salas de descanso, juegos o televisión, así como gimnasios u otras áreas dedicadas a desconectar con el trabajo.

“Hoy, los colaboradores buscan métodos de compensación flexibles que van más allá del sueldo que reciben por su trabajo, valoran opciones que les den la libertad de elegir con base en sus preferencias”, Sodexo.

Hagamos de nuestras empresas el Mejor lugar para Trabajar y que nuestros Colaboradores nos den el mayor esfuerzo, el logro de metas y objetivos, mayor productividad, ideas innovadoras y crecimiento del negocio.

Fuente: OCC, Mario Mendoza.

social position

Share this post